La Asamblea Legislativa de la Ciudad de México decidió por unanimidad prohibir los espectáculos con delfines, incluidas las ‘delfinoterapias’ en la capital del país.

Los centros que poseen estos animales tienen seis meses para retirarlos de sus espectáculos.