Tras la aprobación de una serie de sanciones contra Moscú por parte del Congreso de Estados Unidos, Vladimir Putin anunció que a partir del 1 de septiembre expulsará a dos terceras partes de los funcionarios de EE.UU. que hay en el país europeo. “Creo que debemos demostrar que nosotros tampoco dejaremos nada sin responder”, firmó Putin.